Cómo el streaming salva la televisión mexicana en los tiempos de pandemia

August 28, 2020

Las cadenas de televisión en México han incorporado plataformas digitales para hacer conducción remota de programas informativos que, antes de la crisis por el Covid-19, se hacían con la presencia física de periodistas y analistas en los estudios y cabinas de las empresas de comunicación. El streaming ha sido una herramienta útil para adaptar la producción de noticias ante la nueva realidad sanitaria que aqueja al mundo.

Por Luis Miguel Carriedo

En algunos casos, programas de noticias y debates televisivos ya transmiten totalmente vía remota; en otros, se mantiene el modelo de conductores presentes físicamente en estudios pero con buena parte de las entrevistas que realizan vía streaming, mientras que otros programas han optado por una producción mixta, dejando en sets televisivos solo a un moderador o conductor “ancla” mientras analistas responsables de secciones e invitados se suman a la emisión desde sus casas, a través de plataformas como Skype.

El programa “Tercer Grado” es el espacio de opinión más importante en la barra de programación de Televisa, la principal empresa de comunicación en México. Esa emisión se transmite todos los miércoles después del noticiario nocturno y antes de la pandemia, su diseño de producción mostraba siempre una mesa redonda donde se reunían siete periodistas a debatir en el estudio, para contrastar argumentos sobre la agenda informativa de la semana. El conductor es el vicepresidente de noticias de la empresa, Leopoldo Gómez, quien modera esos debates entre un grupo plural de analistas.

Después del 11 de marzo, cuando fue declarada formalmente la pandemia de Coronavirus por la Organización Mundial de Salud, las medidas recomendadas para tomar distancia física entre personas y procurar no salir de casa, llevaron a que ese y otros programas realizaran ajustes a su formato de producción.

En su emisión del 18 de marzo, Tercer Grado se apoyó por primera vez en plataformas digitales para lograr una transmisión mixta, donde algunos participantes estaban en el estudio, pero otros hacían comentarios enlazados desde su propia casa.

Aquella emisión redujo el número de participantes, y en lugar de siete, se hizo excepcionalmente con cinco personas (un conductor y cuatro comentaristas). La mesa redonda donde antes se sentaba el equipo completo de siete, tuvo ese día más de un metro de distancia entre el conductor y dos periodistas que sí acudieron físicamente al estudio. Se sumaron pantallas que mostraban a los otros dos analistas, quienes se sumaron al debate de la agenda noticiosa directamente desde su casa.

Una semana después, el 25 de marzo, la producción de ese programa volvió a cambiar. Ahora solo el moderador estaría en el estudio y la totalidad de analistas vía remota. Volvió a ser una discusión con siete participantes, pero solo Gómez, el moderador, estuvo en el foro de transmisión, mientras los demás, desde ese día y hasta la fecha, se conectan semana a semana desde sus casas.

Entre el 18 de marzo y el 12 de agosto, el programa ha tenido un total de 18 emisiones, y en todas, solo hay un moderador “ancla” en estudio y los seis periodistas que habitualmente analizan la información relevante, usan el streaming como método para reunirse. Cada uno se conecta desde su hogar para debatir los temas que propone el moderador.

Noticiarios y streaming

Otros programas informativos de Televisa incluyen cada vez más enlaces streaming, aunque dejan siempre lo que llaman “conductores ancla” en el estudio. El noticiario estelar de esa empresa (“En Punto”) se difunde todos los días en vivo. Su conductora titular, la periodista Denise Maerker, acude físicamente a las instalaciones de la empresa. En el set da contexto a las noticias y presenta historias que su equipo de reporteras y reporteros trabajan durante el día, como lo hacía antes de la pandemia, pero ahora, si hay alguna entrevista en vivo, se procura que sea vía remota, por enlace streaming, y no con el invitado en el estudio.

Al aire, Maerker nunca se muestra con mascarilla “cubrebocas”, pero fuentes consultadas de la televisora aseguran que tanto ella como todo el personal que ingresa a las instalaciones de la empresa, usan esa protección fuera del aire y atienden cuidados recomendados por autoridades sanitarias. Televisa, por ejemplo, ha colocado señalizaciones para propiciar que se guarde distancia entre quienes acuden a sus estudios; en los pasillos, hay gel antibacterial disponible y rutas específicas de llegada y salida para evitar que se encuentren o queden muy cerca o de frente muchas personas.

Algunos reporteros de esa empresa accedieron a proporcionar información sobre cómo se han ajustado las órdenes de su trabajo informativo, aunque pidieron no ser identificados. Ellos afirman que Televisa, cuando supo del primer contagio de Covid entre su personal, decidió aumentar medidas de seguridad sanitaria y, aunque al principio no les proporcionaba a sus reporteros insumos básicos como mascarilla, esto comenzó a suceder poco después de que el Coronavirus fue declarado pandemia.

La televisora asumió entonces que el home office era válido, y por ello dispuso que ningún reportero saliera a las calles si se encontraba en los supuestos de población vulnerable por condiciones de salud que se consideran más riesgosas en caso de contagio del virus que provoca el Covid-19 (ser mayores de 60 años, con obesidad o algún padecimiento crónico previo, como diabetes).

Los periodistas de la televisora que cubren historias diversas y requieren salir a las calles para hacer entrevistas o recabar datos, tienen permitido el home office con un calendario en el que dos semanas se trabaja desde casa y una semana salen a las calles.

Camarógrafos de la televisora consultados, aseguran que a ellos se les permite una rutina similar a la de reporteros. Les permiten quedarse una semana en casa y la siguiente sí deben salir a recabar imagen en las calles, de manera que siempre existan registros visuales de la jornada informativa diaria.

Captura de pantalla de Imagen Noticias, emisión del 7 de agosto de 2020

En el caso de Televisión Azteca, la segunda cadena de televisión privada en México, los noticiarios tienen conductores en estudio, pero muchas entrevistas sobre las notas del día se hacen vía streamingImagen Televisión es la tercera cadena privada en importancia y el conductor de su emisión informativa principal, Ciro Gómez Leyva, acude al set, guarda distancia con los analistas responsables de alguna sección, pero todos se mantienen en el modelo de transmisión presencial en estudio y no suele sumar a sus colaboradores vía streaming.

Destaca en el uso de plataformas digitales La Octava, una televisora de reciente creación, donde hay noticiarios que transmiten totalmente vía Skype, como “Los periodistas”, emisión que conduce Álvaro Delgado y Alejandro Páez. Ambos se conectan en vivo desde sus casas todas las tardes.

Noticiario “Los Periodistas” de La Octava, se conduce en vivo vía Skype. Emisión del 12 de agosto de 2020

A causa de la pandemia, 55 mil mexicanas y mexicanos han muerto en lo que va del 2020. El número de periodistas que han perdido la vida por Coronavirus es alto frente a registros de informadores fallecidos en otros países. Entre marzo y agosto hay registro en organizaciones como Artículo 19 y medios de comunicación de al menos 27 casos de periodistas que han muerto en México después de contagiarse.

El uso de streaming y otros métodos de producción novedosos para la televisión mexicana, no es suficiente para solucionar el problema, pero sí puede contribuir como una medida de protección y ya es una realidad que se normaliza en las transmisiones. Puede contribuir, aunque sea un poco, a generar mejores rutinas informativas en tiempos de pandemia, dar noticias y al mismo tiempo, atender medidas consecuentes con recomendaciones de autoridades sanitarias respecto a quedarse lo más posible en casa y mantener cierta distancia con otras personas.

Luis Miguel Carriedo es periodista independiente, especializado en análisis de medios de comunicación y elecciones. Obtuvo el premio alemán de periodismo Walter Reuter en 2007. Ha sido asesor electoral, conductor en la radio pública de México, editor y comentarista invitado en diversos programas de radio y televisión. Actualmente es articulista en la Revista Zócalo, el periódico Heraldo de México y el sitio web Media Power Monitor.